¿Dolor de espalda? Lo solucionamos!

En infinidad de veces mis alumnos llegan con algún diagnóstico de desviación de columna, tipo escoliosis, cifosis, lordosis.

Vamos a entender el problema para que sepas cuál es la solución.

En principio un análisis correcto de una de estas desviaciones lo diagnostica un médico especialista con una prueba de diagnóstico como una radiografía, radiografía espinal, tomografía computarizada (TC) o resonancia magnética (RM) de la columna vertebral.

Pero, ¿estamos seguros de que solo es una desviación en las articulaciones de nuestra columna vertebral?

Muchas veces la musculatura es la encargada de que la columna se encuentre en una hipotética neutralidad, por no decir la mayoría. Es decir, si disponemos de musculatura trabajando en exceso, por falta de debilidad en otra zona, podríamos estar ante un caso de desviación por debilidad. Caso que dista mucho de ser una desviación estructural de la columna y pasa a ser una desviación producida por fuerzas inadecuadas en nuestro sistema músculo-esquelético.

Ante estas dos situaciones, ¿cómo debemos actuar?

Si la desviación es estructural, puede ser genética y no podemos cambiar nuestra columna como el que cambia un regalo después de reyes. Por tanto, deberemos mejorar lo que tenemos. Las desviaciones no son más que posiciones y lo realmente importante es la estabilidad que tengamos. Así pues, si nuestros músculos, que recubren nuestra columna están estables, es decir, funcionando correctamente, os puedo asegurar que nuestra calidad de vida mejorará y que para nada será un problema tener una desviación. El verdadero problema sería tener esa desviación y que nuestra musculatura no esté preparada para esa situación.

La otra opción, es disponer de una desviación por debilidad, es decir que el problema radique en una debilidad muscular, por ello otra musculatura trabajará en exceso, intentando compensar y provocando desequilibrios. En este caso deberemos atajar la disfunción, identificando que musculatura está débil, para así trabajarla y equilibrar las fuerzas que están en contacto con nuestra columna.

En los dos casos, lo realmente importante es que la musculatura trabaje adecuadamente, ya que la estructura pasiva (huesos, cartílagos, etc.) no la podemos cambiar, pero si la activa (musculatura). Al diagnosticarnos cualquiera de las dos circunstancias los especialistas nos recomiendan fortalecimiento, pero a menudo nos recomiendan clases colectivas o deportes genéricos como pilates, natación,… Que son deportes totalmente beneficiosos, pero debemos verlos más como un complemento a un trabajo específico (entrenamiento de fuerza personal) que como un método definitivo para solventar las molestias o déficit de fuerza, con programas no personalizados, que puede que nos ayuden pero también puede que empeoren la situación.

Por todo ello no veas la desviación como un problema, sino como un atajo que encontró el cuerpo para ser más estable, piensa que la normocolumna, es decir, la columna perfecta no existe, te haya tocado la que te haya tocado lo mejor que puedes hacer es fortalecerla, una espalda fuerte es una espalda estable.

¿Que mejor manera de tener una columna sana que un trabajo adecuado de fuerza? Yo no veo otro camino ¿Y tú?

¿Sabías que puedes contratar al equipo de Precission Fitness?

¡Haz clic!

Subir
http://precissionfitness.com/wp-content/uploads/ninja-popups/close_9b.png

Contáctanos!

http://precissionfitness.com/wp-content/uploads/ninja-popups/close_9b.png

Si tienes cualquier pregunta, contáctanos!

¡Gracias!

 

Te responderemos

lo antes posible ;)