Conseguir el cuerpo que quieres no es imposible | Claves

Conseguir un cuerpo tonificado, firme y sin grasa no es imposible. Sólo hay que tener en cuenta algunas claves que te contamos aquí:

Metas reales.

Lo primero de todo es marcarnos objetivos reales y asequibles. No te propongas llegar a un 10% de grasa si partimos de un 35%.

Vamos a proponernos llegar a un X% y cuando lo alcancemos, replanteamos el objetivo para llegar un poco más lejos. Es mejor alcanzar 10 objetivos realistas que proponernos uno tan lejano que nos desmotive.

A diario vemos en Precission Fitness gente, como tú y como yo, que ha perdido la motivación por conseguirlo por culpa de objetivos demasiado lejanos, que no imposibles. Y lo primero que hacemos nosotros es proponer un recorrido, un “road map” que lleve a este mismo individuo al objetivo que, gracias al recorrido ya no está tan lejos.

Seguro que has visto una imagen de alguien con el físico que quieres, pero realmente has pensado qué es lo que conlleva alcanzar ese objetivo? Te has planteado cómo vive, cómo come o cómo entrena tu físico objetivo?

A veces hay que sacrificar las palomitas del cine, las cañas de por la tarde o la hora extra que duermes por conseguirlo.

Hay una frase que me gusta mucho en este caso, “Conseguirás lo que te propongas cuando lo quieras tanto como respirar.” Y así es, cuando realmente te esfuerces como esa persona, conseguirás su físico.

Porque tú no eres peor, tu genética no es peor, simplemente tienes que adaptar tu ritmo de vida y tus prioridades a lo que realmente quieres, y en ese momento, lo imposible será no conseguirlo.

La organización.

Salir de casa sin tuppers, sin saber cómo va a ser tu día sólo puede llevarte a comer cualquier fritura de bar o a no comer hasta llegar a casa a la noche.

Para conseguir el cuerpo que quieres, organízate, si sabes que se va a complicar tu hora de la comida, procura preparar tuppers o almuerzos “fit” que te ayuden a conseguir tu objetivo, así evitamos las patatas fritas que acompañan al filete empanado que te habrías comido.

Haz la compra justo después de comer.

Parece un detalle sin importancia pero te ahorrarás el 100% de las “compras de gula” que harías de hacerlo justo antes de comer.
Si vas con hambre comprarás antojos y caprichos que no te ayudan a marcar abdominales, pensarás con el estómago en lugar de con la cabeza.

Está claro que si no lo compras, no aparecerá en tu cocina por arte de magia. Es tan sencillo como evitar la tentación.

Al final lo más importante es prestar atención a los pequeños detalles, y realmente “quererlo con todas las ganas del mundo…”

Subir
http://precissionfitness.com/wp-content/uploads/ninja-popups/close_9b.png

Contáctanos!

http://precissionfitness.com/wp-content/uploads/ninja-popups/close_9b.png

Si tienes cualquier pregunta, contáctanos!

¡Gracias!

 

Te responderemos

lo antes posible ;)